Lucy Pierce, la joven que ves en pequeño pueblo, si esa joven de cabello rosa que no le importa nada en mundo que solamente desea pasarla mas que bien en la vida. Aunque ahora ya no puede, con un embarazo de tres meses Lucy, trata de cambiar aunque no puede.
Cuenta 1x1


+

Runaways
theme by selrauhl

Tal vez sea solo el inicio 

nath-bass:

Se quedo un poco sorprendido porque lo primero que le dijera además de saludarlo era lo del cigarrillo pero no pudo evitar sonreír divertido por eso mientras levantaba su mano derecha para que visualizara este en sus manos pero luego prosiguió a tirarlo, lo que menos quería era que ella tuviese que estar respirando humo por su culpa siendo que eso podía perjudicar a su bebé.-Ya no fumo más, además de que eso no le haría bien al bebe.-se río un poco por sus palabras y asintió mientras se relamía los labios.- Parece que me conoces más de lo que pensaba ¿Qué otras sorpresas tendrás preparadas para mi Lucy?-su tono de voz era divertido, no pensaba que ella antes de tener relaciones le hubiese prestado atención antes debido a que él si lo había hecho para con ella y jamás había notado que lo hubiese mirado ni nada de eso, sino hubiera avanzado hacia bastante tiempo para poder tener algo con la pelirrosa.-Este bebé es mi tesoro, me ha costado mucho conseguirla pero ha valido la pena.-miro a su moto como si esta fuera una persona de carne y hueso y él la adorara como a nadie.

Se acomodo en la motocicleta y le extendió a Lucy el casco que tenia para que se lo pusiera.- Anda sube, no queremos llegar tarde y ponte el casco, no es bueno que corras ningún tipo de peligro innecesario.-era tal vez la primera vez que le mostraba a ella su parte más protectora, no iba a dejar que ni ella ni su bebé corrieran algún tipo de peligro que pudiera ser evitado a tiempo. En esos momentos se acordaba de su primo y todo lo que le decía que supuestamente haría cuando una chica le importara, lo irónico era que esa chica era Lucy y jamás había pensado llegar a mas de unos acostones con ella pero se daba cuenta que la vida daba muchas vueltas.- ¿Tienes alguna hora en especial para volver?-tenía planeado luego que se quedase a dormir con él en la habitación del motel donde se estaba quedando ya que había peleado con su madre días antes y se había ido de su casa, no era con ningún fin sexual sino que quería pasar más tiempo con ella aunque aún no estaba seguro si eso sería lo más indicado para ambos.

Observa la acción de Nathan y no puede evitar sonreír antes las palabras del chico, alza una ceja divertida, ya hablaba como todo un experto en tema. – Eso es dulce de tu parte, además fumar hace mal para los pulmones. – se mordió el labio, su dote de medica acaba de salir por alguna razón. Se llevo una mano a su cabello rosado y lo miro con extrañeza. – No tengo nada para decirte, soy secretos de Lucy Pierce me los debo guardar. –Bromea sonriendo – Soy una caja de sorpresas, Bass. – La mitad de la palabra estaba en lo correcto en realidad, sabia que Bass era una persona realmente difícil pero Lucy, de alguna manera había tratado de conocerlo. Escucho algo sobre la moto de Bass y lo miro divertida. – Acaba de sonar tan raro lo que me dijiste sobre tu moto, pero esta hermosa tienes que consérvala y tal vez en unos meses más  me puedas enseñar. – le propone con una sonrisa, a Lucy siempre le había gustado las motos pero por el dinero no podía obtenerla, pero en futuro bastante lejano iba a tener una moto.

Tomo el casco que le ofrecía el chico y se acomodó detrás de él, con cuidado se lo puso y puso su mentón en hombro del chico y se aferro a la cintura de él. – Vale, tampoco creo que vamos a llegar tan tarde. – Dice con un tono monótono en su voz y se relame sus labios – Hace mucho tiempo que no me subía a una moto. – dice con su tono nostálgico. Recordó esos tiempo que era una chica rebelde, cuando siempre andaba en las motos de su novio e iba en la  parte de detrás en las riesgosas carreras. Lo mas irónico de todo es que unas horas antes de saber que estaba embarazada, iba a ir a una carrera para estar con su ex –novio y competir a su lado. Pero ya no ese bebe era todo para ella al igual que Nathan, estar de esa forma con el parecía algo riesgoso sus terminaciones nerviosas fallaban al igual que su corazón. – No, puedo llegar a cualquier hora o tampoco llegar. – le susurra en odio de Nathan. La duda se sembró en su mente para que Nathan ¿deseara saber la hora de llegada? En estos momentos todo era tan raro, que ella sintiera eso en su pecho al igual que su corazón, pero debía ignorar esas cosas sabia que nunca iba a tener algo con el, debido a que Bass nunca se fijaría en una chica como ella.

Tal vez sea solo el inicio 

nath-bass:

Estaba un tanto nervioso por la cenca que iba a transcurrir en tan solo unos momentos en casa de su primo y no podía evitar estarlo por más de que se decía a si mismo que la actitud que estaba tomando era una sumamente idiota. Jamás en su vida había llevado a una chica a cenar con su primo mayor, ese que lo apoyaba siempre y que era la única persona que se preocupaba por su bienestar pero considerando la situación que actualmente vivía con Lucy no le quedaba otra opción mas que hacerle frente a eso que estaban viviendo y aceptar que de una manera u otra siempre estaría ligado a la pelirrosa de ojos color almendra que tanto le encantaban. Se puso una chaqueta negra encima de la camisa color verde claro que llevaba, también tenía unos jeans y unas zapatillas normales, jamás le había importado demasiado su apariencia, sabía que se veía bien con cualquier cosa puesta en el cuerpo y lo aprovechaba enormemente.

Se subió a la motocicleta y manejo hasta el hogar donde Lucy vivía, no conocía bien la historia de la chica pero estaba seguro de que la actitud que ella tenía para con todo el mundo estaba más que justificada con todo lo que había vivido a lo largo de su vida. Paro la motocicleta en la puerta y le envió un mensaje de texto avisándole que ya se encontraba afuera para que saliera. Pronto tendría que conseguir un coche para ir a cualquier lugar con ella ya que ir en motocicleta era peligroso para su bebé y no podía permitir que este corriera ningún tipo de riesgo. Prendió un cigarrillo mientras la esperaba, tenía que fumarlo rápidamente ya que el humo podía ser perjudicial para su hija y no quería que eso pasara, debía comenzar a dejar de fumar aunque estaba seguro que le costaría más de lo que pensaba, era adicto a la nicotina desde que tenía 14 años y no creía poder cambiar 6 años de adicción de un momento para el otro aunque por su hija todo valía la pena. 

Estaba un tanto nerviosa, por lo que estaba sucediendo su vida tan trágica, como ella misma la describía en su mente, su vida era hecha un desastre que podía pedir que podía hacer, ya tenia su a su pequeño en su vientre, al igual que empezar a ser una buena madre para su hija, aunque fuera lo mas difícil en mundo entero nunca en su vida había tenido una madre o algo parecido a eso. Miro esa habitación en la que se encontraba en el hogar y soltó un suspiro, vivir casi toda su vida en ese lugar era algo bueno, tenía la más grande al igual que algunas pequeñas preferencias, fue a su armario y se puso lo que tenia a mano una chaqueta negra y cerro la cremallera trataba de esconder un poco su vientre que ya se le notaba. Se miro al espejo un par de veces y estaba mas que lista, la chaqueta era perfecta y le hacían juego con esos pantalones, y sus botas negras, se arregló su cabello rosado, hace un tiempo estaba pensando en volverlo a tener rubio ¿Tal vez a Nathan le gustaría rubio? Negó y miro su celular con el mensaje que le había enviado Bass, suelta un suspiro tratando de ocultar su nervioso y miro por última vez su habitación antes de salir.

Llego al primer piso y rápidamente su vista se fijo en una barra de chocolate y la tomo rápidamente, tenia esos antojos de comer chocolate y muchas cosas dulces o saladas. Salió del hogar y bajo con cuidado las escaleras del porche, se fijo en Nathan se mordió el labio parecía una adolescente con hormonas como si nunca en su vida hubiera tenido un novio. Se acercó a él con una sonrisa nerviosa. – Hola…- No pudo terminar la frase, el aroma de nicotina estaba cerca de Nathan se puso las manos en su cintura. - ¿Estas fumando?, ¿No? – le dice y arruga la nariz un tanto molesta, pero sabia que Nathan era un fumador y que había tratado fumarlo lo mas rápido posible. – Te conozco un poco. – le dice y se fija en la moto y lo vuelve a observar curiosa. - ¿Una moto? ¡Me encantan! – exclama con una sonrisa y con cuidado se acerca a él y lo da un beso en la mejilla y trato de olvidar lo sucedido de la otra vez. 

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

Te voy a creer solo porque eres tu.-respondió divertido aunque por dentro contento porque ella le dijera aquello, se sentía como un adolescente y eso era malo porque esa etapa la había pasado hace mucho, independientemente que jamas se hubiera enamorado o ese tipo de cosas cursis con sentimientos bonitos según lo que le contaba su madre los pocos momentos que estaba sobria - Soy un idiota, se reconocerlo aunque no lo diga nunca.-agradeció con su mirada el hecho de que ella intentara reconfortarlo aunque no era lo correcto que o hiciera ya que era mentira aquello según su punto de vista.- Voy a cambiarlo, te juro que voy a hacerlo, no quiero que bajo ningún concepto haya posibilidades de que él se quede sin papá además que no quiero hacerte pasar malos momentos a ti, si algo te hace sentir mal le puede hacer mal al bebé y no quiero eso.-asumía que ella se preocupaba un poco por él, tal vez era una estupidez pero le gustaba estar sintiendo eso.- Habrá que comprarte nueva ropa entonces, esta noche hay una carrera por la que se juega por bastante dinero, si la gano iremos de compras para el bebé y para ti.-dio por hecho que correría  por lo menos hasta conseguir trabajo ese seguiría siendo su ingreso de dinero.- Me parece bien, nos vemos luego entonces.-se quedo un poco pensativo cuando beso su mejilla e hizo lo que su instinto le dicto, se acerco a ella y dejo un beso en sus labios, corto, un beso robado del cual se separo con una sonrisa traviesa y luego de guiñarle el ojo se fue. 

¡Cierto! Soy Lucy Pierce. - comenta en mismo tono del joven y hace un ridículo gesto con las manos, se estaba divirtiendo en esto aunque no fuera una relación, de esas de películas o de las series pero le gustaba de alguna forma.- No eres un idiota, como te dijo simplemente no supiste jugar algunas cartas bien. - responde y arruga la nariz, de alguna forma se había ruborizado mas que nunca en estos momentos. - Eso espero, igual no me gustaría que te pasara algo malo, eres una persona importante aunque no lo creas. - dice con sinceridad pura, estaba volviendo a ser una adolescente sin mas remedio. - G-racias, pero creo que es mas ropa para la bebe. - dice sabia, que había detrás oculto en las palabras de Bass, pero decidió ignorarlo. Cuando sintió los labios de Nathaniel sobre los suyos, no supo mas que seguirlo con ese beso, a pesar de que era corto. Su labios pedía mucho mas, lo miro como se iba y se llevo los dedos a sus labios, donde ese beso estaría por siempre en su memoria.

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

¿Enserio?-pregunto un tanto sorprendido por su confesión, penaba que lo único que veía en él era su actitud que era parecida a la de ella y que la pasaban bien juntos. Era impresionante como él, que era tan egocéntrico siempre, podía volverse un niño inseguro cuando se trataba de ella, era jodidamente extraño para él y molesto en ocasiones.- Claro que lo tendrá, no dejare que ningún idiota como yo se aproveche de ella.-hizo una mueca con los labios, era la primera vez que reconocía en voz alta que era un idiota en todo el sentido de la palabra.- Hablando de eso tengo que buscar trabajo urgente, lo que gano en las picadas no va a bastar siempre y además no sería bueno que me arrestaran o algo, no quiero que tengas que lidiar con esto sola así que empezare a correr menos.-tenia la costumbre de correr picadas todas las noches y ganaba buen dinero en ellas, por lo menos el que él necesitaba para mantenerse a si mismo pero ahora que iban a tener un bebé debería cambiar todos esos hábitos. Parecía que el corazón se le iba a salir del pecho cuando escucho como le hablaba al bebé, de esa manera tan tierna que lo hizo sonreír bobamente casi sin que se diera cuenta.- Me parece perfecto, si te parece te paso a buscar a las siete por el hogar, ahora debo ir a arreglar unas cosas.

Es verdad. - Respondió con voz segura, aun estaba dudando de si misma a la hora de hablar parecía una adolescente mas que eso, todo se estaba volviendo tan extraño para ella y antes eso tenia ese jodido miedo en su pecho. - Tampoco eres un idiota, simplemente no supiste tomar algunas buenas decisiones. - Responde tratando de confortarlo, se sorprendió ante las palabras de el y hizo una leve mueca. - Eso espero Bass, no me gustaría que te pasara algo, ademas creo que nuestro bebe no le gustaría verte en eso. - Mintió era ella que no deseaba ver eso, nunca le había gustado el trabajo de Nathan tenia ese miedo de que algo le pasara o que sufriera un accidente o algo le pasara, por eso muchas veces sufría por eso ver a el corriendo a máxima velocidad, negó ante esos pensamientos. -¡Perfecto! Si me demoro es porque ya la ropa no me esta quedando bien. -bromea para tratar de arreglar el ambiente que se estaba formando, se acerca a el y le da un pequeño beso en la mejilla.- Te estaré esperando, y creo que tendrás que tener demasiada comida, ahora como todo. - responde con una sonrisa cuando se aleja de el.

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

Me gustaría más que tenga los tuyos, son más claros y bonitos que los míos.-Se dio cuenta de lo que dijo y no pudo evitar mirar hacia abajo mientras se ruborizaba un poco, ¿desde cuando Bass se ruborizaba? no tenia la menor idea y no le gustaba en lo absoluto hacerlo.- No me importa si es rebelde o no, no tendrá novio por lo menos hasta los 24 así tenga que vigilarla de cerca todo el tiempo.-estaba convencido de que lo haría, no dejaría que ningún idiota como él mismo era se aprovechase de su hija y de su inocencia mientras pudiera permitirlo.-Ya no…-antes que pudiera seguir hablando ella puso la mano sobre su vientre y no pudo hacer nada más que sonreír nuevamente de lado mientras se quedaba sin palabras. Una sensación cálida se apoderaba de su pecho y no sabía que era, tal vez eso era lo que los demás llamaban felicidad y la estaba sintiendo por primera vez allí.- Estoy impaciente porque se mueva, créeme -acaricio su vientre con suavidad, de arriba hacia abajo mientras miraba este como si fuera la octava maravilla del mundo.- Esta noche hay una fiesta en la casa de mi primo, es lo más medianamente civilizado de mi familia…tal vez quieras venir ahora que se sienta mejor.-intentaba que no sonase como una verdadera invitación sino algo al pasar, aunque quisiera en el fondo que fuera con él para conocer a la única persona que lo había querido siempre, su primo mayor. 

Yo no creo, me gustan mucho mas los tuyos. - dice con una sonrisa sincera y se da cuenta que acaba de revelar un gran secreto para ella, levanta la miraba y ve como Bass se ruborizaba y soltó una pequeña risa. - ¿Hasta los 24? Pobre de nuestra hija, que tendrá un padre demasiado sobre protector con ella. - Sintió algo en su pecho, le gustaría que esas personas que fueron sus “padres” hubieran hecho lo mismo. Cuando sintió la mano de Nathan sobre su vientre, su corazón empezó a latir mas fuerte, sintió esas mariposas en es estomago, y esa sensacion  que tenia cada vez que lo veía. - Yo estoy mas que impaciente, cuando tenga que ir a comprarle ropa y esas cosas. - Le comento con tiernamente, y miro de nuevo la mano de Nathan, estaba mas que sonrojada con todo lo que decía y parecia que en cualquier momento sus hormonas le jugarían una mala pasada - ¿Ves cariño? Papi nos invito a una fiesta. - le habla a su vientre como todas las noches. - Me encantaría ir Nathan. - le responde y se pasa una mano por su cabello, sabia que iba a estar toda la tarde eligiendo algo para verse bien.

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

Estoy seguro que sería una niña hermosa aunque creo que debería comprarme una escopeta desde este momento porque luego le daré un tiro a cada idiota que quiera acercarse a ella.-era posesivo con lo suyo, todo el mundo lo sabía pero también en ese momento quería quitarle un poco de seriedad al asunto, no era normal que él hablase enserio de algo.-¿Si?-pregunto borrando de a poco su sonrisa y solo dejando una mueca de lado, no le había gustado para nada que Lucy no le avisara que iría al medico pero tampoco quería causarle demasiados problemas peleando, eso le podría hacer mal a su hija…o hijo.-Gracias, es bueno tener algo de ella por fin.-volvía a sonreír mientras miraba las que le había dado, relamiéndose los labios y luego mirándola a los ojos.-¿Como te sientes tu? ¿Has vuelto a tener mareos y esas cosas?-Intentaba no sonar preocupado, no debía estarlo.

Tendrá mi cabello rubio y tus ojos - bromea con una sonrisa y lo miro unos segundos - ¡No puede hacer eso! Si haces eso, va a ser una niña realmente rebelde - vuelve a bromear y suelta una leve sonrisa, hacerse la idea de que Nathan hiciera esas cosas, y que tuviera eso sentimientos por un pequeño bebe que aun no nacia, hacia que la joven se sonrojara por completo. - Era algo hermoso. Yo…lamento no haberte dicho sobre la visita con el doctor. - Trata de hacer algo, para que no se enojara mas de lo que estaba y con cuidado toma la mano de Nathan poniéndosela en su abultado vientre y suelta un suspiro y asiente ante las palabras de el - ¿Aun no se nota? ¿Pero en unos meses mas empezara a moverse? - le dice alegremente aun tenia esa sonrisa en sus labios - No, creo que ya se me esta pasando todo un poco, ya no siento ganas de vomitar cada ves que veo un chocolate o algo que contenga dulce - le responde ante su pregunta y recordado los dos primeros meses que había convertido el baño en su hogar.

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

-No dijo nada mas, simplemente agarro las ecografías que la pelirrosa le pasaba y se quedo mirándolas, reprimiendo una sonrisa que amenazaba con nacer en sus labios.- ¿No se supone que es muy pronto para saber si sera niña o no? Aunque no me desagrada la idea que lo sea, claro esta.-termino por murmurar sonriendo de lado aunque un tanto prepotente, su típica sonrisa aunque esta vez escondía felicidad en esta.

Lo miro, y solamente frunció el ceño con la tonta idea que tenia en su cabeza. - No creo, en realidad el doctor dijo esas cosas. ¿De veras? Seria una linda niña - se muerde el labio y dice emocionada - Ya se podía escuchar su corazón, es la cosa mas linda del mundo. - murmuro con un poco de culpa, con cuidado le quito las ecografias de y le paso que tenia mas - Ten, para que tengas de recuerdo algo de nuestra hija. - dice con un tanto de felicidad que escondía en sus palabras.

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

-Se quedo mirándola a los ojos mientras fruncía el ceño-Parece que lo eres, sabías que te había dicho que la próxima me avisaras y no lo hiciste. ¿Que esperas para mostrármela entonces? 

Resopla y lo mira - Mejor, no te diré nada porque no deseo pelear contigo - Con cuidado saca las ecografias de su bolso y se las pasa - El doctor, dice que puede ser una niña.

Esto apesta y estoy agotada. 

nath-bass:

Tengo todo el derecho del mundo, ¡deberías haberme avisado! pensé que habíamos quedado en algo, eres una completa imbesil. ¿Por lo menos tienes las ecografias para que vaya a verlas? 

 

¡No me grites Bass! - se acerca a el - ¡Y nunca mas en tu vida me llames imbesil! ¿Te quedo claro? Por supuesto, Bass. Mereces ver a tu hijo ¿no?